Landero, desde el balcón

landeroDice Luis Landero que el balcón es ese lugar de la casa en el que se está en la frontera entre el hogar y la calle, entre lo privado y lo público. En este terreno fronterizo que da título al libro se sitúa el escritor para servirnos un anecdotario que tiene lo que considera más contable de su vida, esos momentos esenciales que cambian la biografía de toda persona –la tuercen o la enderezan, pero ya nada vuelve a ser igual–, esos episodios fundamentales que, como dice al final con esa simple pero honda poesía que da tono al libro, conforman los “granos de alegría” frente a ese todo que es “el mar de olvido”.

Landero se confiesa a principio del relato harto de ficción. Como si tuviera que excusarse por ello, nos cuenta cómo, después de una larga temporada de pereza por volver sobre el escritorio, abandona finalmente su novela sobre un jubilado para empezar a contar algunos recuerdos de su vida, sobre todo de su infancia y juventud: cómo un niño con un único libro en su casa de un pueblo extremeño llegará a consagrarse como escritor en Madrid; cómo las huidas e indefiniciones habituales en los protagonistas de sus novelas están ancladas en su forma de trabajar y vivir en zonas de ambigüedad; cómo le marcó su cuna rural y su traslado, después, a Madrid. Y habla, por encima de todo, de las raíces: de la estirpe y, por supuesto, del modo en que le marcó para siempre la muerte prematura del padre y la presencia, siempre en un segundo plano, de una madre que irradia el calor y la luz justas: no es casualidad que una fotografía antigua, en blanco y negro, de Landero con su madre ilustre la portada del libro.

Escribe en un momento dado el escritor de Alburqueque que este libro es, en realidad, “una deshilvanada y verdadera historia de recuerdos”. Y no se esfuerza en levantar una maraña compleja de correajes que conecten de forma artificiosa todas estas remembranzas, sino que las sirve a modo de anecdotario personal en capítulos cortos fechados con precisión. Lo hace con una simpleza expositiva que deja el protagonismo en manos de una prosa deliciosa y sin barroquismos, que desgrana algunas reflexiones emotivas –aunque la nostalgia no se desborda hlas últimas páginas y que nos brinda un retrato sublime de personajes. Tiene en esta presentación de personajes humildes algo de barojiano este libro en el que el propio autor se retrata a partir de sus encuentros con el padre, con la madre y con otros secundarios magníficos como su primo Paco o el carpintero, el maestro Agujero.

Landero es un escritor extraordinario. El autor de ‘Juegos de la edad tardía o ‘el guitarrista’ había perdido cierta intensidad –que no lustre en la prosa– en los últimos tiempos, pero ha vuelto con un relato cargado de honestidad, un libro de apariencia sencilla pero una profundidad pasmosa como retrato de las interioridades humanas, muy machadiano en este modo de aleccionarnos sobre lo que somos a través de las pequeñas eventualidades de la existencia. El cambio de registro, con esta salida al balcón, funciona como una refrescante ráfaga de brisa en una trayectoria excelente.

Anuncios

Acerca de RM1980

Rubén Madrid, periodista nacido en Madrid (1980), ejerce desde finales de los noventa. Tras sus estudios en la Complutense ha desarrollado diversas labores de redactor en medios de comunicación de Madrid, Murcia, Asturias y Guadalajara, donde reside. Hasta mayo de 2012, año en que recibió los premios Libertad de Expresión y de Medio Ambiente Industrial de la Asociación de la Prensa de Guadalajara, fue jefe de la sección de Provincia en El Día de Guadalajara. En los últimos años viene colaborando en diversos medios de comunicación como periodista freelance y ha recibido el Premio de Periodismo de Medio Rural de la APG y la Diputación por un reportaje en Cultura EnGuada, de la que es fundador y colaborador habitual. Cuentista, rayista, dibujante de mapas, papá-clown y marinero en tierra son otras de sus ocupaciones confesables. Actualmente estudia Sociología en la UNED. Ha recibido los premios Libertad de Expresión (2011 y 2015), Medio Ambiente Industrial (2011) y Medio Rural (2014) de la Asociación de la Prensa de Guadalajara. En Twitter, @Rb_Madrid.
Esta entrada fue publicada en Filosofría y letras (Libros + Cine) y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s