La marcha de las flores de Villaescusa

Imagen de la marcha en su primera edición. / Foto: http://www.villaescusadepalositos.es/

Imagen de la marcha en su primera edición. / Foto: http://www.villaescusadepalositos.es/

En abril de 2009 cubrí para el periódico en el que trabajaba la cuarta edición de la Marcha de las Flores de Villaescusa de Palositos: una manifestación pacífica y campo a través en esta aldea abandonada de Peralveche que reúne cada año a sus ‘hijos’ y ‘nietos’ para echar abajo las vallas que cortan los accesos al cementerio y a las calles públicas, tras la compra de algunos terrenos por parte de un propietario. Es una marcha emocionante de la que ha dado cuenta también en otras ocasiones la que era mi compañera de sección en el periódico, Marta Perruca y que sigue celebrándose cada año; esta vez cumple su novena edición y se celebrará el 17 de mayo.

Reproduzco a continuación la crónica de esa jornada primaveral a la que asistí, aunque con los anacronismos lógicos, pues han pasado ya cinco años:

Los hijos de Villaescusa de Palositos no claudican. Ningún obstáculo en el camino consiguió ayer que se rindieran en su cuarta marcha anual a esta antigua villa, deshabitada desde finales de los setenta, donde los caminos públicos siguen cortados. Sin embargo, estos excursionistas vuelven cada primavera para llevar flores al cementerio, rescatar los viejos recuerdos de antes del éxodo y observar con impotencia el deterioro del pueblo, sin que ninguna autoridad –se quejan– haga nada por devolver el camino al caminante, por mantener lo poco que queda en pie y rehabilitar la iglesia románica.

La reivindicación nació hace cuatro años y mantiene sus constantes vitales: aseguran que el propietario de aproximadamente un tercio de los terrenos se ha adueñado de todo: de los otros dos tercios, de las calles públicas, de las plazas; que ha derribado el Consistorio, las viejas casas, la antigua escuela y ha vallado la chopera, “que no es suya”, apropiándose también de un espacio junto al riachuelo donde los antiguos pobladores plantaron estos árboles para gozar de un espacio común de recreo, a la sombra. Se quejan, en definitiva, de que lo “público” ha pasado a ser privado porque así lo ha decidido “un señor feudal”, como algunos califican a este propietario, cuyo chalé domina el paraje desde lo alto, como lo hacían en el Medievo los castillos que coronaban los dominios feudales.

La marcha de ayer transcurrió bajo un sol agradable y en un clima relajado, con más tintes excursionistas que reivindicativos, pese a las denuncias de las pancartas. Con ramos de flores, continuas ovaciones ante la caída de las verjas y un rotundo mensaje de “no al cierre de caminos públicos” en la pancarta general, más de un centenar de antiguos vecinos de este pueblo, hijos de aquéllos e incluso nietos, se sumaron a otros 25 excursionistas conquenses de la Ruta de la Lana del Camino de Santiago.

“La propiedad privada hay que respetarla, pero también la pública”, se quejan en la Asociación. Ellos intentan con su marcha dar un ejemplo de ello: no invaden la propiedad privada –ese tercio del antiguo municipio–, pero exigen que se haga lo mismo con el resto de pueblo. Se niegan a que sea un cortijo privado, a que construya un edificio porque sí en la que era la plaza pública, a que no quede ya piedra sobre piedra.

Por eso están más unidos que nunca. José María Guerrero, que en su día fue uno de los últimos niños en nacer en Villaescusa de Palositos, observa con rabia cómo se ha vallado la calle principal. Recuerda “las perrerías que le hacíamos al tío Pelecha” y considera “una vergüenza” que no le dejen llegar hasta el cementerio donde están enterrados sus ascendientes. “¿Qué hacen las autoridades? ¿Defienden lo privado o lo público?”, se pregunta.

Liberar los caminos

La marcha comenzó para algunos en Viana de Mondéjar a primera hora de la mañana y para otros en Peralveche, hacia las once. Ambas confluyeron en Villaescusa. Un año más, una valla alertaba: “Prohibido el paso. Finca particular”. Pero los excursionistas, que en cada marcha ganan experiencia, no estaban dispuestos a quedarse allí, como hace tres años, cuando la Guardia Civil se lo impidió. Con más fuerza que mañana, y ante la mirada supervisora de los agentes, que esta vez no intervinieron, echaron abajo la valla. Un aplauso espontáneo lo celebró y se reanudó la marcha.

Ya en el pueblo, les esperaba otra valla, cortando el paso de la que antaño fue la calle principal, entre la chopera y la plaza. Esta vez la fuerza no fue suficiente y la maña hizo el resto para derribar un cierre más sofisticado. Al final, la verja cedió y un niño gritó “¡victoria!”. Se daba la paradoja de que otro camino paralelo, situado esta vez en propiedad privada, no tenía valla, pero los allí reunidos insistían en transitar por el camino principal de toda la vida. “Es una calle pública”, reivindicaban todos. Los más jóvenes se emplearon a fondo para derribar otra valla. “Otros años hemos tenido que tirar hasta cinco para llegar al cementerio”, indicaba una mujer. “Nosotros no tenemos nada en contra del señor, pero el señor sí debe tener algo en contra nuestra”, protestaba un antiguo vecino de este pueblo, mientras indicaba el vallado, como prueba de su comentario.

“Invitamos a los políticos a venir, pero ponen excusas”

Ningún político acudió a la marcha. En ninguna de las cuatro ediciones celebradas hasta el momento lo han hecho y únicamente en la primera estuvo presente el alcalde, que más tarde se ha alejado de las reivindicaciones. “Están invitados cada año todos los políticos, pero nunca vienen, nos ponen excusas… Se ve que aquí no tenemos una romería con rosquillas, o que no es políticamente correcto acompañarnos”, protesta uno de los miembros más activos de la Asociación de Amigos de Villaescusa de Palositos, Carlos Otero Raiz, de los Raiz “que toda la vida hubo aquí”, reivindica orgulloso.

La asociación asegura que ha enviado misivas a varias autoridades: el presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda; el delegado de la Junta, Luis Santiago Tierraseca; la presidenta de la Diputación, María Antonia Pérez León; y la subdelegada del Gobierno en Guadalajara, Araceli Muñoz. Ellos son, de hecho, los destinatarios de sus denuncias. Por eso en el comunicado de esta cuarta marcha recuerdan que el objetivo ha sido “reivindicar una solución urgente de los poderes públicos responsables a un problema sencillo de resolver y que se está dilatando incomprensiblemente: la recuperación de unos bienes que son de todos y el respeto al derecho de cualquier persona a transitar por los caminos públicos, de los que se ha apropiado la sociedad ‘ocupante’ del pueblo, instalando una maraña de vallas y candados”. Un vallado que pretende ocultar, según denuncian, “la destrucción de un patrimonio irrecuperable, el borrado del trazado medieval de sus calles y plazas sepultadas impunemente bajo toneladas de escombros, y poniendo en peligro la restauración de su valiosa iglesia”.

En estos cuatro años, sólo han recibido evasivas. “Nos dicen que no es competencia suya, sino municipal”, indica José Antonio, otro miembro de la asociación. El Ayuntamiento hizo en 2006 un amago de solución: inició los expedientes correspondientes para reivindicar la titularidad de los caminos del pueblo como municipales. “Se ha quedado parado desde entonces”, denuncia la Asociación.

El cementerio no es sagrado

Al final, también lograron derribar las vallas y caminar por el antiguo pueblo.

La jornada, marcada de simbolismo, culminó con la llegada al cementerio, donde muchos honraron a sus familiares allí enterrados. Allí depositaron flores y rezaron una oración: “Por nuestros muertos y por nosotros mismos, que tenemos que aguantar esta serie de sinsabores”. Los sinsabores son las vallas que les cortan el paso y los muros derruidos de los edificios. También lo estaba ayer una de las paredes del cementerio, que ellos mismos reconstruyeron. “Nos lo va tirando poco a poco”, dicen en referencia al omnipresente pero desconocido ‘señor’. Se esperan lo peor. La asociación denuncia que en junio de 2008 el Ayuntamiento aprobó una moción para la “futura adecuación, reducción o desaparición” de esta instalación. “Al alcalde le molesta que vengamos”, creen ellos, y por eso pretende deshacerse de este camposanto, meta de la marcha. Ellos han emprendido una campaña de recogida de firmas para que permanezca e instaron al alcalde, sin éxito, a que utilizase fondos del Plan-E en rehabilitarlo.

Tras depositar las flores en el pequeño camposanto, subieron a comprobar el deterioro de la iglesia románica, que sigue a la espera de su rehabilitación. “Está incluida en el Plan del Románico, pero los caminos están cortados, se impide su acceso y no se rehabilita”, explican en la asociación.

Cuando el último excursionista dejó atrás el pueblo para regresar a Peralveche, ya por la tarde, cesaron los ladridos amenazadores de los perros que tiene allí apostados el propietario. Quedan atrás las ruinas bajo la imperante mirada de un lujoso chalé de paredes blancas, además de unos candados rotos, unos ramilletes de flores en el cementerio y los muertos, que resisten en soledad la invasión feudal. Es en este camposanto donde se libra la última batalla.

Anuncios

Acerca de RM1980

Rubén Madrid, periodista nacido en Madrid (1980), ejerce desde finales de los noventa. Tras sus estudios en la Complutense ha desarrollado labores de redactor en medios de Madrid, Murcia, Asturias y Guadalajara. Hasta mayo de 2012, fue jefe de la sección de Provincia en El Día de Guadalajara. En los últimos años ha colaborado en diversos medios como periodista freelance, ha recibido el Premio de Periodismo de Medio Rural de la APG y la Diputación por un reportaje en Cultura EnGuada, de la que fue fundador y colaborador habitual. Su verdadera vocación era ser dibujante de mapas. Actualmente está acabando los estudios de Sociología en la UNED. Ha recibido los premios Libertad de Expresión (2011 y 2015), Medio Ambiente Industrial (2011) y Medio Rural (2014) de la Asociación de la Prensa de Guadalajara. Ha desarrollado también labores de comunicación para festivales culturales de Guadalajara y en la Consejería de Cultura de CLM. En Twitter, @Rb_Madrid.
Esta entrada fue publicada en Crónicas y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s