Reencuentro con el primer amor

Martin A. La ReginaTítulo: Colinas que arden, lagos de fuego. • Autor: Javier Reverte. • Editorial: Plaza & Janés.  Edición: Barcelona, 2012.

Sus lectores intuíamos que tarde o temprano Javier Reverte retornaría a África. Como el asesino regresa al lugar del crimen y como los recuerdos desandan la senda del tiempo hasta ingresar de nuevo en el rincón del primer beso. También el escritor madrileño, muy vinculado a Guadalajara, vuelve sobre sus pasos para redescubrir el edén de su pecado original, el escenario de su primer amor literario, el que le descubrió como uno de los más inspirados y sobre todo exitosos relatores de viajes.

Reverte ha contado y escrito siempre con pasión sobre este continente, al que ahora homenajea en su último libro, ‘Colinas que arden, lagos de fuego’, una doble visita al corazón geográfico y sentimental de África.  Esta vez cuenta dos viajes entre amigos a los lagos Turkana (en el norte de Kenia) y Tanganika (en Tanzania). Son dos relatos reunidos con acierto en un mismo volumen -por sí mismos no tienen entidad suficiente- y que se suman a la imponente trilogía que conformaron ‘El sueño de África’, ‘Vagabundo en África’ y ‘Los caminos perdidos de África’, además de ‘Dios, el diablo y la aventura’, su biografía del cura aventurero Pedro Páez, descubridor de las fuentes del Nilo cuya cuna se disputa Yebes con un municipio madrileño.

El primer relato narra su viaje con un grupo de amigos al lago Turkana, uno de los grandes lagos africanos, en el norte de Kenia. Contienen estas páginas una apasionante remembranza de las historias de cazadores furtivos; episodios de gran lirismo cuando la expedición recorre a pie los senderos y un auténtico ‘momentazo’ ya en el final, con la descripción de un poblado perdido, de gentes auténticas pero tremendamente pobres que viven a orillas del lago, en el que constituye uno de los pasajes más emotivos de la literatura de Reverte.

El corazón de África

Pero es más profundo el segundo de los viajes que relata, donde vuelve a contar historias de leones que atemoriazaban a poblados enteros y de cocodrilos insaciables, demostrando que la realidad en estos países resulta fabulosa en sí misma.

El viaje que inicia aquí Reverte con otro grupo de amigos le lleva hasta otro gran lago, el Tanganika, en los límites entre Tanzania y Zambia, donde bien podría ubicarse el corazón de África por motivos geográficos, pero también sentimentales: allí fue enterrada esta misma víscera de uno de los exploradores míticos, Livingstone; allí se produjo el encuentro más legendario de la historia colonial, cuando Stanley fue allí al encuentro de aquel otro, al que en el mundo civilizado creía desaparecido para siempre; y muy cerca de allí también se encuentran las fuentes del Nilo, mítica localización de inacabables y sugerentes evocaciones.

La mayor parte de este viaje ocurre en un barco también mítico, el ‘Liemba’, cuyo ambiente describe Reverte con su habitual sentido del humor costumbrista, aunque los pasajes más interesantes de esta historia suceden en el parque de Selous, “el más salvaje y genuino de todo África” según el escritor.

Este relato contiene uno de los retratos más originales de los personajes negros que Reverte ha encontrado en el camino, en este caso un guía muy granuja, Baraka, que ofrece algunas anécdotas divertidas para aliñar la narración, que, como siempre, combina referencias históricas y literarias con pasajes reales, aunque siempre novelados, del viaje.

La mano invisible

En este doble regreso al continente de sus sueños, vagabundeos y pasos perdidos, Reverte recupera el pulso más auténtico de su prosa, que no acabó de encontrar, pese a su oficio, en sus entretenidos últimos libros de viajes al Polo Norte, Alaska o Grecia.

Aunque los viajes en esta ocasión son breves y no contienen demasiada historia, especialmente el primero de ellos, lo cierto es que en esta nueva entrega de sus aventuras africanas palpita de nuevo una emoción especial que sólo encontramos cuando Reverte evoca estos lugares míticos, la África de los exploradores legendarios, los dominios selváticos de leones que atemorizan a poblaciones enteras, los lagos repletos de cocodrilos, las aldeas de gentes que viven realidades paralelas al resto de la humanidad.

Hay un párrafo en este libro que recoge bien la sensación que transmite continuamente la nueva entrega africana de Reverte. “Caminar por Africa es, sobre todo, un ejercicio de sensualidad desbordada. Y a los pocos días de iniciar la marcha, notas dentro de ti una extraña emoción: la conciencia de que perteneces a la Tierra como un animal más entre tantos otros y que el hecho de ser un hombre no te hace superior a las bestias que caminan cargadas a tu lado o a las que se ocultan en las arboledas y en los espesos matorrales que bordean los ‘lugga’. Andas prendido de los olores que exhala la tierra sudorosa y mecido por los sonidos que levanta la brisa al cruzar entre los bosques de acacias –escribe en ‘Rumbo al Norte’, el primero de estos dos nuevos relatos, para rematar–. Y tu piel, bajo el aire dulce de la sabana, parece que fuese acariciada por una delicada mano invisible”. Como si fuese la caricia del primer amor.

Anuncios

Acerca de RM1980

Rubén Madrid, periodista nacido en Madrid (1980), ejerce desde finales de los noventa. Tras sus estudios en la Complutense ha desarrollado labores de redactor en medios de Madrid, Murcia, Asturias y Guadalajara. Hasta mayo de 2012, fue jefe de la sección de Provincia en El Día de Guadalajara. En los últimos años ha colaborado en diversos medios como periodista freelance, ha recibido el Premio de Periodismo de Medio Rural de la APG y la Diputación por un reportaje en Cultura EnGuada, de la que fue fundador y colaborador habitual. Su verdadera vocación era ser dibujante de mapas. Actualmente está acabando los estudios de Sociología en la UNED. Ha recibido los premios Libertad de Expresión (2011 y 2015), Medio Ambiente Industrial (2011) y Medio Rural (2014) de la Asociación de la Prensa de Guadalajara. Ha desarrollado también labores de comunicación para festivales culturales de Guadalajara y en la Consejería de Cultura de CLM. En Twitter, @Rb_Madrid.
Esta entrada fue publicada en Filosofría y letras (Libros + Cine). Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s