‘Intocable’: Los extremos se tocan

Título Original: “Intouchables”. País y Año: Francia – 2011. Directores y guionistas: Olivier Nakache y Eric Toledano. Reparto: François Cluzet, Omar Sy, Anne Le Ny, Audrey Fleurot, Clotilde Mollet, Alba Gaïa Kraghede Bellugi…

Acabo de ver ‘Intocable’, que ha llegado a los cines españoles con la etiqueta de “la película francesa más taquillera de todos los tiempos”, una historia tremenda, un drama a dos voces que emociona sin sensiblerías, al que no le sobra ni un minuto de metraje y que combina la comedia que anuncia el cartel con la crítica social y la fe en los valores humanos, la amistad y el amor sinceros.

El punto de arranque es conocido: un aristócrata tetrapléjico, muy rico, contrata a un chaval negro del extrarradio de París, muy pobre, para que le ayude en las tareas a las que no llega una persona que se ha convertido en una cabeza pensante: ha de encargarse de aspectos fisiológicos, locomotores y burocráticos, pero acaba por convertirse en una pieza fundamental en el equilibrio emocional de un tipo refinado en los gustos y aficionado a volar, que vive su drama encerrado en una jaula de carne y hueso. Su cuerpo inerte no es, pese a todo, su mayor dolor. Le duele más la ausencia de la persona amada.

De una idea original que pudiera parecer incluso disparatada, más apropiada para una comedia gamberra de mal gusto (en plan ‘no me chilles que no te veo’), Toledano y Nakache levantan una conmovedora historia, entretenida y profunda, sin los lugares comunes en los que habría resultado tan fácil caer.

La inspiración en una historia real entre un aristócrata francés y su ‘servidor’ magrebí (narrada por el propio Philippe Pozzo Di Borgo) ha servido de inspiración para una sabia recreación en el cine que no ahorra momentos desternillantes y escenas vertiginosas de una película de acción con otros episodios más sosegados que se prestan a las confesiones y la amargura compartida, con una mezcla acertada de dosis de sonrisas y lágrimas que culmina en un final sensacional que deja al espectador hundido en la butaca, intentando deshacer el nudo del pescuezo mientras pasan los créditos.

El mayor mérito de la película reside en la relación entre dos personajes opuestos. Conforman estos Philippe y Driss una pareja tan inédita como auténtica y, a la postre, antológica. Si el uno llena la pantalla con su energía, el otro responde con el gesto comedido; si el marfileño ríe, llora, baila o se enfurece moviendo hasta el último hueso de su esqueleto, el francés conmueve hasta el tuétano con una simple mirada de reojo. Son don Quijote con su delicada piel de cristal y Sancho Panza con su rostro de marfil en una tragicomedia moderna en la que ambos, como en la novela de Cervantes, acaban por contagiarse el carácter, haciendo bueno el dicho, aquí más irónico que nunca, de que los extremos acaban tocándose. Y así el exquisito Philippe se vuelve un poco más gamberro y el negro Driss encuentra en alguien tan diferente en procedencia, clase social y gustos su complemento perfecto, que le enseña nada menos que a madurar el sentido de su vida.

Dice el personaje tetrapléjico, Philippe, que le gusta de Driss la naturalidad con que le trata. “Eso es exactamente lo que quiero: ninguna piedad”. Y eso es lo que hace esta película al abordar un conflicto humano nada fácil con una gran dignidad. Resulta reconfortante saber que todavía hay un cine que se esfuerza en contar historias tan próximas a cada uno de nosotros y que mantiene una mirada preocupada por ciertos asuntos, aunque sin dar la lata con discursos moralizantes. ‘Intocable’ nos ofrece el muy ameno retrato de dos personajes bien dibujados en una relación muy acabada; nos deleita una y otra vez con carcajadas y con lágrimas; y, sobre todo, nos reconcilia con el género humano. Nos deja felizmente conmocionados.

Anuncios

Acerca de RM1980

Rubén Madrid, periodista nacido en Madrid (1980), ejerce desde finales de los noventa. Tras sus estudios en la Complutense ha desarrollado labores de redactor en medios de Madrid, Murcia, Asturias y Guadalajara. Hasta mayo de 2012, fue jefe de la sección de Provincia en El Día de Guadalajara. En los últimos años ha colaborado en diversos medios como periodista freelance, ha recibido el Premio de Periodismo de Medio Rural de la APG y la Diputación por un reportaje en Cultura EnGuada, de la que fue fundador y colaborador habitual. Su verdadera vocación era ser dibujante de mapas. Actualmente está acabando los estudios de Sociología en la UNED. Ha recibido los premios Libertad de Expresión (2011 y 2015), Medio Ambiente Industrial (2011) y Medio Rural (2014) de la Asociación de la Prensa de Guadalajara. Ha desarrollado también labores de comunicación para festivales culturales de Guadalajara y en la Consejería de Cultura de CLM. En Twitter, @Rb_Madrid.
Esta entrada fue publicada en Filosofría y letras (Libros + Cine). Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s