El fin de la historia: la sociología, la crisis y el muro

Idílica imagen del arranque de Bankia, tras la fusión, con Rodrigo Rato en el centro

Esta mañana, mientras veía un vídeo que me han pasado sobre el análisis que un sociólogo hace de todo lo que está pasando con esta crisis del milenio, la prima de riesgo ha alcanzado un nuevo máximo histórico, con su fuego inflamado por el pasto de Bankia. A veces, los extremos se tocan. Más aún cuando, inmediatamente antes, andaba enfrascado en los estudios y dándole vueltas al proceso de legitimación del sistema social, la explicación sociológica al mecanismo mediante el cual una estructura social desequilibrada (es decir, un reparto desigual de la riqueza en bienes y servicios, pero también en cuanto al posicionamiento social basado en el estatus) obtiene el beneplácito de la mayoría o logra, el menos, que la injusticia y el conflicto de fondo no deriven en un estallido entre clases.

Esta legitimidad del sistema es lo que sin duda se tambalea en los últimos tiempos. No lo decimos los enemigos de la cosa pública, sino algunos indicadores propios del sistema, como la prima de riesgo, que pone en evidencia que esto de la crisis tiene una explicación mucho más profunda que el relevo de rostros políticos en La Moncloa: ¿dónde está la cacareada confianza para los mercados que iba a infundir el señor Rajoy para beneficio de la economía de nuestro país?

Gráfico sobre la evolución de la prima de riesgo. Fuente: Bloomberg / MARIANO ZAFRA / EL PAÍS.

Pero la legitimidad del sistema se tambalea, sobre todo, porque los ignorantes hemos aprendido algo de economía -a la fuerza ahorcan- y ya no nos creemos, por ejemplo, que para salvar a la banca haya que ofrecer toda la economía doméstica en sacrificio a los sumos sacerdotes del capital. El capitalismo es hoy una religión que pierde creyentes porque ya no ofrece la dicha en la tierra ni la gloria en el cielo. La refundación en 2008 del capitalismo ha resultado un brindis al sol y la salida de la crisis, uno de los mayores despropósitos de la historia, haciendo creer a la población civil que debe renunciar a su bienestar para pagar los platos rotos de los gurús de la economía mundial, causantes del desastre.

Cosas así son las que, a propósito de esta crisis, vienen a decir sociólogos como López-Aranguren, pero que en realidad ya estaban siendo avisadas desde hacía décadas por muchos otros intelectuales como Noam Chomsky, Ignacio Ramonet, Joaquín Estefanía o John K. Galbraith (por citar sólo a unos pocos, pero muy representativos). Su oposición a la globalización era señalada como una empatía academicista con el tercer mundo, alejada de la realidad más próxima de un liberalismo que viajaba sobre ruedas. Las denuncias sobre el funcionamiento del FMI, el control de la información para legitimar el mensaje imperante o la creación de bolsas de pobreza (antes en países subdesarrollados, ahora también aquí y ahora) para alimentar la maquinaria capitalista global no son precisamente nuevas.

(Se recomienda ver el siguiente vídeo, pero especialmente el análisis sobre el funcionamiento del sistema capitalista, a partir de minuto 06:52):

Cada vez hay menos ciudadanos dispuestos a entender la compatibilidad entre los recortes en cultura, educación o sanidad mientras se pone a disposición de un negocio privado que ha hecho aguas 23.000 millones de euros, como reclama Bankia. A nadie hay que explicarle ya que el dinero de los contribuyentes, el patrimonio compartido de todos (como es el propio Estado) o la deuda que habremos de seguir pagando juntos el día de mañana puedan ponerse al servicio de intereses privados cuando se pide a la vez otra vuelta de tuerca a los desempleados, los enfermos crónicos o simplemente los esforzados estudiantes. El trabajo, la salud o la cultura son aspectos más importantes de la personalidad que la salvación del capitalismo.

La prima de riesgo de la legitimidad del sistema está por las nubes y podemos hablar sin contemplaciones del fin de la historia que tan vivamente quiso celebrar Fukuyama antes de tiempo, cuando dio por acabada la evolución social con el aparente triunfo del capitalismo sobre la alternativa del socialismo real soviético.

Cayó hace veinte años el muro de Berlín, pero ahora se desploma también Wall Street. Ni un muro ni el otro (wall en inglés significa muro) siguen en pie. El mercado, como ayer el partido, también se ha convertido el fin en sí mismo y no en el instrumento para el bien común, como señala el profesor Agustí Colom en un documental titulado precisamente ‘Mecánica del muro’. Ahora hay que ocuparse de levantar nuevos mundos fundados en el primigenio contrato social que la Ilustración elevó a principio universal: la cooperación entre los hombres. A ver si es verdad…

Anuncios

Acerca de RM1980

Rubén Madrid, periodista nacido en Madrid (1980), ejerce desde finales de los noventa. Tras sus estudios en la Complutense ha desarrollado labores de redactor en medios de Madrid, Murcia, Asturias y Guadalajara. Hasta mayo de 2012, fue jefe de la sección de Provincia en El Día de Guadalajara. En los últimos años ha colaborado en diversos medios como periodista freelance, ha recibido el Premio de Periodismo de Medio Rural de la APG y la Diputación por un reportaje en Cultura EnGuada, de la que fue fundador y colaborador habitual. Su verdadera vocación era ser dibujante de mapas. Actualmente está acabando los estudios de Sociología en la UNED. Ha recibido los premios Libertad de Expresión (2011 y 2015), Medio Ambiente Industrial (2011) y Medio Rural (2014) de la Asociación de la Prensa de Guadalajara. Ha desarrollado también labores de comunicación para festivales culturales de Guadalajara y en la Consejería de Cultura de CLM. En Twitter, @Rb_Madrid.
Esta entrada fue publicada en Crónicas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s