Gernika (II): Los ojos del bombardeo

Escultura de Steer en Gernika / Foto: BBC

“Un periodista no es un simple proveedor de noticias, ya san sensacionales o controvertidas, estén bien escritas o sean meramente divertidas. Es un historiador de los acontecimientos cotidianos y tiene una obligación con su público” y, por eso, “debe rebosar del más apasionado y más crítico apego a la verdad, de tal como que el periodista, con la magnífica energía que esgrime, asegure la prevalecencia de la verdad”.

Así entendía su profesión George Steer, quien ocupa un espacio más que privilegiado en el Museo dela Paz de Gernika porque su papel fue esencial en la divulgación del bombardeo -del que ahora se cumplen 75 años-, difundiendo esa verdad cuya bandera enarbolaba. Nacido en Sudáfrica en 1909, pero de nacionalidad británica, había tenido su bautismo de fuego en la guerra de Abisinia –primero de los varios episodios de guerras fascistas que cubrió en su corta vida– y se convirtió en la voz más potente del grupo de corresponsales que habían huido de la censura del bando de Franco para contar lo ocurrido en el frente del norte desde Bilbao, gozando de un mayor margen de maniobra en suelo fiel ala República.SinSteer y sus colegas, probablemente Picasso no habría tenido tan detallada noticia del bombardeo y, como poco, el cuadro no llevaría por nombre el de la villa foral vasca.

En su libro ‘Idealistas bajo las balas’, dedicado a los corresponsales extranjeros que cubrieron la guerra civil –los más famosos fueron Hemingway, Orwell o Dos Pasos, pero no los más destacados–, Paul Preston dedica a Steer un capítulo que titula “el aventurero sentimental”. Según su descripción, se trataba de “un reportero pequeño pero valiente y con el pelo encendido”, que en Italia y España solía hacer pareja con Noel Monks, que escribía para un diario francés comunista. Este otro colega le describía como “un hombre menudo y delgado, con cara de pícaro”.

Primera plana de The New York Times del 28 de abril de 1937, con la crónica de Steer

Preston relata la historia de este corresponsal que antes de llegar a España, en agosto de 1936, había cubierto la guerra de Abisinia –escribió un libro sobre esta experiencia, ‘Caesar in Abyssinia’, como haría después con la vasca en ‘ El árbol de Guernica’– y que fue acusado por las tropas italianas de “espionaje y propaganda antiitaliana”, por lo que incluso fue detenido. Ya enla GuerraCivil, registra la dura represión en la zona rural de Castilla, da cuenta de los primeros bombardeos sobre Bilbao a principios de 1937, presencia la caída de Irún y, días antes del gran bombardeo en la villa foral, es testigo del atroz ataque aéreo sobre Durango, “el bombardeo sobre una población civil más atroz de la historia” hasta entonces. Su cobertura del frente vasco le hizo simpatizar con este pueblo, como demostraría en su libro de homenaje –que contiene elogiosos comentarios hacia la población de Euskadi­– y entablar amistad con el ‘lehendakari’ José Antonio Aguirre.

Nada más tener noticia de que Gernika ardía, Steer y sus colegas fueron a la ciudad y pasaron toda la noche entrevistando a los supervivientes hasta que amaneció. Su despacho fue publicado en primera plana de The Times y The New York Times, los rotativos más importantes de Gran Bretaña y EEUU. Allí dio cuenta desde el primer momento de la atrocidad de “un nuevo tipo de guerra”, como dice Preston. Con el título de ‘La tragedia de Guernica’ y ‘Una ciudad destruida en un ataque aéreo: el relato de un testigo presencial’, firmada desde Bilbao, la crónica detalla los horrores de lo ocurrido. “El bombardeo de Guernica no tiene punto de comparación en la historia militar”, dijo. “Guernica no era un objetivo militar”, supo ver esa misma noche, entre escombros y ceniza, con la agudeza del profesional que, más allá de dar testimonio de lo ocurrido, indagaba en la profundidad de las cosas. Acusado de mentir por la propaganda nacional en los días posteriores, supo además dar detalles de las bombas alemanas que no habían explotado para rebatir a quienes querían contaminar su labor. Años después escribiría su experiencia en el frente vasco en ‘El árbol de Gernika’, aunque siempre será recordado por su difusión de los hechos de la tarde del 26 de abril. Los nazis llegaron a incluir su nombre entre los 2.829 de personas que buscarían para arrestar en Gran Bretaña en cuanto tomasen las islas

La historia, a la que él se refería cuando opinaba sobre la profesión, le ha dado la razón.

(Una reflexión: ¿habría realizado el mismo trabajo Steer si hubiese informado de lo sucedido con la inmediatez y la escasez de recorrido del Twitter?).

Portada de The Times con el despacho que Steer había enviado desde Bilbao a Londres.

Anuncios

Acerca de RM1980

Rubén Madrid, periodista nacido en Madrid (1980), ejerce desde finales de los noventa. Tras sus estudios en la Complutense ha desarrollado labores de redactor en medios de Madrid, Murcia, Asturias y Guadalajara. Hasta mayo de 2012, fue jefe de la sección de Provincia en El Día de Guadalajara. En los últimos años ha colaborado en diversos medios como periodista freelance, ha recibido el Premio de Periodismo de Medio Rural de la APG y la Diputación por un reportaje en Cultura EnGuada, de la que fue fundador y colaborador habitual. Su verdadera vocación era ser dibujante de mapas. Actualmente está acabando los estudios de Sociología en la UNED. Ha recibido los premios Libertad de Expresión (2011 y 2015), Medio Ambiente Industrial (2011) y Medio Rural (2014) de la Asociación de la Prensa de Guadalajara. Ha desarrollado también labores de comunicación para festivales culturales de Guadalajara y en la Consejería de Cultura de CLM. En Twitter, @Rb_Madrid.
Esta entrada fue publicada en ¡Cómo está el gremio!, El laboratorio de la paz. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s