Até sempre, Antonio

Ha muerto Tabucchi, reconocido junto a Marías, Vila-Matas o Amis como uno de los principales referentes de la literatura europea actual y, por supuesto, otro grande de la literatura portuguesa, aunque sea escrita en italiano y aunque esta muerte prematura (tenía 68 años, cabía esperar más vida y más obras) deje sin Nobel a otro escritor que se lo merecía.

Y decimos portugués porque cuesta pensar en este Antonio Tabucchi como en un escritor italiano, en vez de en un intelectual luso. “Tengo una casa en Lisboa, mi mujer es portuguesa, mi familia es medio italiana y medio portuguesa”, reconoció en alguna ocasión. Desde 2004 gozaba de esta otra nacionalidad; se presentó a las elecciones europeas en un partido del país de adopción, Bloco de Esquerda; había traducido a Pessoa, había escrito un librito delicioso sobre las últimas horas de su admirado autor del ‘Libro del desasosiego’; la que acaso sea la mejor obra de Tabucchi es la novela de un portugués -‘Sostiene Pereira’- y, por si fuera poco, ha pasado sus últimas horas en Lisboa, donde acaba de fallecer. Por todo ello, tampoco sorprende que Tabucchi vaya a ser enterrado en el mismo cementerio lisboeta que Pessoa y que vaya a recibir un homenaje de la Casa de Pessoa de Lisboa el 2 de abril, con la lectura del único libro que Tabucchi escribió en portugués, ‘Réquiem’.

Cuando un escritor se marcha, parte de su alma revitaliza su obra. Desde el momento en que he conocido la desaparición de Tabucchi se me ha despertado si cabe con más fuerza el señor Pereira. Resulta toda una ironía que este gacetillero especializado en escribir necrológicas haya resucitado con tal fuerza con la muerte del escritor que le dio vida. Pereira, el protagonista de ‘Sostiene Pereira’, es uno de esos perfiles de ficción inmensos que se enganchan a la memoria para siempre, que permanecen con el lector mucho tiempo después de leída la última página, que encariñan con su engañosa apariencia de individuo inofensivo: no lo es.

Pero si de ironías está hecho el mundo, más aún el literario, resulta todavía más sarcástico que el último libro que tuve entre manos de Tabucchi fuese ‘Requiem’, una novela fantástica -en todos los sentidos- sobre una larga tarde de domingo caluroso, una fantasmagórica bajada a los infiernos, una alucinación -como reconoce el subtítulo- de un delirio taciturno en el que, como en nuestras peores pesadillas, saltamos de un escenario a otro para volver a ver al padre muerto o para despedazar la lírica de la buena mesa con un poeta que otra vez nos recuerda demasiado a Pessoa. Lisboa siempre, esta vez convertida en escenario de los desvaríos de una soporífera siesta de verano.

Ha muerto Tabucchi y se va una de las figuras claves de la literatura portuguesa, por más que estuviese escrita en italiano. No sólo por su proximidad física a Portugal, sino por la de su obra, cabe recordarle como uno de los grandes escritores de un país que puede sumar el nombre de este italiano a los de otros gigantes contemporáneos como José Saramago, Miguel Torga y Lobo Antunes. “Ciao, Antonio. Até sempre”.

Anuncios

Acerca de RM1980

Rubén Madrid, periodista nacido en Madrid (1980), ejerce desde finales de los noventa. Tras sus estudios en la Complutense ha desarrollado labores de redactor en medios de Madrid, Murcia, Asturias y Guadalajara. Hasta mayo de 2012, fue jefe de la sección de Provincia en El Día de Guadalajara. En los últimos años ha colaborado en diversos medios como periodista freelance, ha recibido el Premio de Periodismo de Medio Rural de la APG y la Diputación por un reportaje en Cultura EnGuada, de la que fue fundador y colaborador habitual. Su verdadera vocación era ser dibujante de mapas. Actualmente está acabando los estudios de Sociología en la UNED. Ha recibido los premios Libertad de Expresión (2011 y 2015), Medio Ambiente Industrial (2011) y Medio Rural (2014) de la Asociación de la Prensa de Guadalajara. Ha desarrollado también labores de comunicación para festivales culturales de Guadalajara y en la Consejería de Cultura de CLM. En Twitter, @Rb_Madrid.
Esta entrada fue publicada en Filosofría y letras (Libros + Cine) y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s